Aumento de labios Mayores

La edad, la atrofia virginal, las reducciones de peso así como otros muchos factores genéticos de la piel y constitución de la paciente pueden condicionar la pérdedibirde.comida de turgencia de los labios mayores.
Al perderse su turgencia, el pubis ocasiona un aspecto poco fresco o jovial, incluso envejecido o enfermizo a la hora de tener relaciones sexuales con un hombre que no sea la pareja habitual. Esto junto con la moda de las ingles depiladas y bello mínimo hace que sean más sobrevalorada esta zona por el hombre como erógena y apetecible.

La pérdida de turgencia de los labios mayores puede ser corregida de manera muy simple mediante el relleno de los mismos con grasa propia o en caso de mucha delgadez con ácido hialurónico.
Este procedimiento es relativamente sencillo siempself reflection essay outlinere y cuando se efectúe de la manera correcta y por parte de alguien con experiencia, esto permitirá conseguir un buen resultado, con una recuperación rápida y sobre todo manteniendo la naturalidad de la zona, lo cual redunda en una mejora de la autoimagen y la seguridad de las pacientes.

La mayoría de los procedimientos son ambulatorios y bajo anestesia local, después de la intervención hay que estar en observación un par de horas y luego puede marchar a casa. Las labores habituales se pueden reiniciar al cabo de 5 a 7 días, el ejercicio y las relaciones íntimas al cabo de 2 semanas a un mes.
El injerto de grasa con células madre es actualmente la mejor opción y más duradera, así como la más recomendable para toda mujer que tenga este pequeño defecto de atrofia labial.
Consiste en sacar grasa de otra zona del cuerpo, procesarla e inyectarla en los labios al igual que hacemos en el hombre para aumentar el grosor de su pene.

  • Aumento de labios mayores, antes y después
  • Aumento de labios mayores, antes y después
  • Aumento de labios mayores, antes y después
  • Aumento de labios mayores, antes y después
  • Aumento de labios mayores, antes y después
  • Aumento de labios mayores, antes y después

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *